COVID-19 Medidas generales de prevención

COVID-19 Medidas generales de prevención

Recomendaciones ante el covid-19 para Delegaciones, afiliados a CANACINTRA y Público en General

  • Lavarse las manos constantemente con agua y jabón desinfectante
  • Evitar el saludo de mano y beso.
  • Utilizar el estornudo de etiqueta (en la parte interior del codo).
  • No tocarse la cara (ojos, nariz y boca).
  • Utilizar frecuentemente gel anti-bacterial mínimo al 70% de alcohol.
  • Evitar reuniones masivas.
  • Mantener limpias y ventiladas las áreas de trabajo.
  • Mantenerse bien hidratado.
  • No auto-medicarse.

Si tienes algún síntoma de resfriado, fiebre, tos seca o dificultad para respirar, acude de inmediato al médico y evita presentarte a laborar para prevenir posibles contagios.

Si tienes enfermedades tales como:  diabetes, hipertensión, elevado colesterol o triglicéridos, Estás más propenso a contraer una infección respiratoria por lo que debes cuidarte y acudir a tu médico al presentarse los primeros síntomas.

RECOMENDACIONES PARA PROTOCOLO DE ACCESO A INDUSTRIAS Y OFICINAS

El personal de control de acceso apoyará en la toma de temperatura de toda persona que pretenda ingresar a cualquiera de las instalaciones a nivel nacional, incluyendo a directivos, colaboradores y visitantes en general.

o En caso de que alguna persona registre una temperatura igual o superior a 38. 5º C se le negará el acceso y se le conminará a acudir a su servicio de salud.

Cuando a un colaborador se le niegue el acceso por esta causa, se elaborará un reporte sobre el particular al área de control de personal, en donde se dará seguimiento correspondiente y se informará a su jefe inmediato.

No se admitirá nuevamente al colaborador hasta en tanto presente documento que certifique que está clínicamente apto para laborar.

En el área de acceso se contará con gel base alcohol para que toda persona con autorización para ingresar se aplique en ambas manos.

Estas medidas son de carácter obligatorio y se aplicarán sin excepción alguna a partir del día 17 de marzo 2020 y hasta nuevo aviso.

INFORMACIÓN IMPORTANTE DEL COVID-19

¿Qué es COVID-19?

Es la enfermedad infecciosa causada por el corona-virus que se ha descubierto recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

¿Cuáles son los síntomas del COVID-19?

Los síntomas más comunes del COVID-19 son fiebre, cansancio y tos seca. Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual.

Algunas personas se infectan, pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal. La mayoría de las personas (alrededor del 80%), se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial.

Alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardíacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. En torno al 2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto.

¿Cómo se propaga COVID-19?

Una persona puede contraer COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. Estas gotas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca.

También pueden contagiarse si inhalan las gotas que haya esparcido una persona con COVID-19 al toser o exhalar. Por eso es importante mantenerse a más de 1 metro de distancia de una persona que se encuentre enferma.

INFORMACIÓN SOBRE POSIBLES AFECTACIONES A LAS EMPRESAS EN CASO DE UNA PANDEMIA

Se estima que puede presentarse un 35% – 40 % de ausentismo de personal, es importante conocer qué empleados están capacitados y pueden brindar respaldo a otros que se enferman (especialmente aquellos con roles priorizados).

Nuestros proveedores de mercancía y servicios tendrán la misma complicación, es necesario identificar contratistas y consultores con funciones críticas.

Durante los primeros tres a cuatro meses se producirán mayores muertes y contagios, sin embargo, una pandemia puede durar hasta dieciocho meses.

Es muy probable que se ordene el cierre de lugares de reunión en comunidades, incluyendo escuelas, iglesias, eventos masivos, etc.

No existe actualmente un medicamento específico y se estima que las vacunas puedan tardar entre 9 y 12 meses en salir a mercado.

ACCIONES QUE SE SUGIERE IMPLEMENTAR EN LAS EMPRESAS

Implementar una campaña sanitaria institucional que incluya:

  • Reforzamiento para el correcto lavado de manos.
  • Cómo hacer un estornudo de cortesía.
  • Limpieza profunda de áreas de trabajo.
  • Protocolo para reportar posibles casos de contagio.
  • Reducir las actividades que involucren a grandes grupos de personas, tales como convenciones, congresos, eventos sociales, capacitaciones masivas, etc.
  • Incentivar las reuniones virtuales o telefónicas.
  • Evaluar la posible restricción de viajes internacionales.
  • Desarrollar una estrategia de comunicación interna basada en información certera y confiable de fuentes oficiales y se evite la propagación de rumores.
  • Mantener actualizada la información de contacto de todos los colaboradores, celular, teléfono particular y correo electrónico personal, así como los contactos en caso de emergencia.
  • Establecer   protocolos   de   acceso   a   las   instalaciones   tanto   para colaboradores, proveedores, clientes y visitantes en general, que incluya la toma de temperatura y en su caso la aplicación de cuestionarios sobre viajes recientes que permitan identificar posibles riesgos y evaluar la pertinencia de permitir el acceso.
  • Realizar evaluaciones extensas de proveedores para desarrollar un plan de acción y mitigar el impacto negativo en el negocio en caso que estos puedan ver afectada su capacidad de respuesta y establecer planes alternos de proveeduría.
  • Implementar cuando sea posible esquemas de Home Office.
  • Aumentar niveles de liquidez y efectivo disponible.
  • Revisar pólizas de seguro de interrupción de negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *